Friday, November 23, 2007

España procupada ante posible avalancha de imigrantes cubanos



Las autoridades cubanas calculan que 3 millones de residentes podrían obtener la nacionalidad española
Desde el Consulado muestran su preocupación ante las cientos de miles de solicitudes que se prevén


Miguel Hernández (Especial para España Exterior). La Habana. CUBA.

Llamadas telefónicas, correspondencias, correos electrónicos, decenas solicitando información en persona. Es el panorama cotidiano en el Consulado de España en Cuba como resultado de las expectativas de los últimos meses por la ley en proceso de aprobación final, por la cual nietos de emigrantes españoles podrán acceder a la nacionalidad.
“Partiendo de datos que manejan las autoridades cubanas, en la isla podrían existir tres millones de potenciales solicitantes de la nacionalidad española” comenta a España Exterior, Olga Silvia Cámara, oficial del Registro Civil de la legación ibérica.

“En el supuesto de que sólo el 20% de estos materialicen su solicitud, esto implicaría que unos 600.000 cubanos descendientes de españoles formularían dicha petición, lo que no implica que accedan a la misma pero a las que habrá que tramitar” señaló Cámara.

Recientemente el Congreso de los Diputados aprobó la denominada Ley de Memoria Histórica, que será sometida al Senado a finales de noviembre, que permite a nietos de emigrantes acceder a la nacionalidad de origen a través de su padre o madre (con ciudadanía española) con independencia del lugar de nacimiento de estos, y beneficia además a los descendientes hasta el segundo grado (nietos) de “quienes perdieron la nacionalidad española por exilio, a causa de la Guerra civil o la dictadura” .

34.429 expedientes hasta octubre de 2007

Los cubanos de la isla que han optado por la ciudadanía española (“de origen”) en virtud de su descendencia en primer grado, sumaban 34.429 hasta octubre de 2007, por lo que un primer estimado conservador podría anticipar a más de 70.000 hijos de aquellos y a su vez nietos de emigrantes en busca de la nacionalidad de la “Abuela Patria” en esta primera oportunidad mientras otras decenas de miles quedarían a la espera de nuevas reformas.

Para evitar el colapso de los consulados , se acordó que la medida entre en vigor en el plazo de un año y a partir de entonces, 2009, los descendientes tendrán dos años para solicitar la nacionalidad española, período que puede prorrogarse otros 12 meses.

Para el nuevo cónsul general de España en La Habana, Pablo Barrios Almazor, que asumió en agosto pasado, “el espíritu de esta ley claramente es darle las posibilidades a todos los nietos de españoles que se vieron obligados a emigrar por motivos políticos o económicos” sin embargo la letra en un principio regula esa amplitud, según las primeras interpretaciones de las decisiones en la Cámara de Diputados.

13.500 nuevos españoles

El diplomático, ex secretario de la comisión española para la cooperación en la UNESCO, ante la nueva avalancha de solicitudes en perspectivas confía en la experiencia obtenida en el Plan de Choque aplicado por la embajada este año para dar salida a los más de 22.000 expedientes acumulados en la oficina diplomática desde hace más de 10 años y que debe concluir definitivamente este mes de noviembre con la cifra de unos 13.500 nuevos ciudadanos españoles.

-

-

El cónsul estima que habría que doblar el personal, ampliar el local

y mejorar los medios informáticos para afrontar la situación

-

Frente a la posible catarata de indagaciones y solicitudes de los isleños interesados, Barrios Almazor asegura que “esto influirá en el trabajo habitual del Consulado” y estima que requerirá “doblar” el personal actual que es de unas 60 personas, y disponer de los medios informáticos necesarios y de un local de mucha más amplitud que el actual.

“En consecuencia se incrementarán en gran medida las solicitudes de altas en el registro de matricula consular, pasaportes y ayudas económicas lo que obligará también a más personal en los trámites de esas actividades” advierte la funcionaria Olga Silvia Cámara. Según los registros del Consulado, en Cuba viven alrededor de 4.000 españoles nacidos en España.

En el ámbito migratorio en 2006 la oficina diplomática había expedido 14.139 visados, y en 2007 hasta octubre,11.307, de ellos la mayor cifra correspondiente a permisos de trabajo temporal.

Para Barrios Almazor, con experiencia en las misiones diplomáticas de su país en Bayona (Francia) y Londres, “La Habana es un desafío totalmente distinto porque es un puesto muy intenso, estrictamente desde el punto de vista consular”