Friday, March 23, 2007

Esbirros de los actos de repudio vienen a los Estados Unidos con frecuencia

http://www.cubanet.org/CNews/y07/mar07/22a8.htm

Mirtica y la banda canalla
Juan González Febles
LA HABANA, Cuba - Marzo (www.cubanet.org) - Según el testimonio de la Sra. Dolia Leal Francisco, Dama de Blanco fundadora y premio Sajarov 2005, Mirta Cuervo está bien. Ha tenido mucha suerte. Su marido fue viceministro del Transporte, su nombre es Amador del Valle. La familia Valle vive en el Vedado y además tiene fe. Tener fe completa la elipse de la buena vida. Esto de la fe es que tiene familiares en el extranjero. Fe equivale en Cuba a tener familiares en el exterior.Mirta es Mirtica para su gente. Reside en la calle 28 # 165, en el Vedado. Es muy revolucionaria, ama al Comandante y es de los que le llaman con familiaridad por su nombre de pila. Para Mirtica, Castro es simplemente Fidel, y Fidel es un país, el suyo. Pues bien, Mirtica viaja con regularidad a los Estados Unidos. Para ella, los americanos son tontos con dinero y principios que ella no comparte . A Mirtica sólo le preocupa no venir a menos con su Comandante. A fin de cuentas, ella vive en La Habana y aquí todo es diferente. Esta es la razón por la cual Mirtica y otros vecinos, que se hacen llamar "factores de la comunidad", acosan y hostigan sin piedad a esos que traicionan a Fidel y quieren que abandone el poder. Mirtica y los factores tienen como tarea asignada por la Seguridad del Estado acosar y hostigar a Dolia Leal Francisco, una vecina de muchos años. Para ello organizan mítines de repudio. Una forma de progroms tropicalizados. Dolia es Dama de Blanco y esto es suficiente para hacerla víctima de los mítines de repudio que organiza la policía política, con el apoyo y el entusiasmo de Mirtica y los factores. El esposo de Dolia, Nelson Aguiar Ramírez, es un prisionero de conciencia, miembro del prestigioso Grupo de los 75. Nelson Aguiar suma a su memorial de agravios a la dictadura militar, el haber fundado el Partido Liberal Ortodoxo. La dictadura ve con malos ojos los partidos de corte liberal o de cualquier otro. Cuando a esto se suma la palabra ortodoxo, la cuestión pasa a ofensa de carácter personal al Comandante. Castro, en su lejana juventud, fue ortodoxo. Aguiar, encarcelado y condenado a largos años de prisión, ha sido concienzudamente destruido en su salud física. Puede morir a causa de esto. Dolia, que lo ama, lucha para impedirlo. Entonces, ya estamos frente al conflicto: Dolia vs. dictadura. Las brigadas de respuesta rápida constituyen un ejemplo fehaciente sobre cómo el sistema totalitario consigue encanallar a los canallas potenciales. Un canalla potencial dejó de creer en los valores que tuvo, o nunca tuvo valores. Desde hace poco más de dos años, un grupo de canallas con Mirtica al frente se consagra a hostigar a Dolia. Trabajan en concierto armónico con Seguridad del Estado. Un oficial de esa institución, a quien llaman "Jorge el nazi", se encarga de coordinar los actos e intimidar a Dolia.La banda canalla de Mirtica la integran, además, Omar Naranjo, ex miembro de la policía política, Angelita Beltrán, Delia González, su esposo Huguito, Rosaida Tabío y Eumelia Marín, todos vecinos del mismo edificio de Dolia, juntitos y revueltos. Participan además, María Tomás, vecina de la calle 28 # 170, también en el mismo Vedado. Maria Tomás alquila su casa a extranjeros sin tributar al fisco. Y de vez en cuando viaja a los Estados Unidos, porque a la familia hay que visitarla. Dolia Leal Francisco me confía una historia alucinante, ilustrativa de una zona muy densa y oscura. El mundo de los represores es un universo representativo del círculo interno de una dictadura totalitaria. Estas personas participan en una forma de amoralidad similar a la que padecieron los esbirros del régimen nazi en Alemania. Deshumanizan a sus semejantes a partir de un discurso político dirigido a esto. La complicidad de oficiales de Seguridad del Estado, en ejercicio de sus funciones, en estas asonadas de corte fascista, evidencia la culpabilidad de los mandos superiores de esta institución con estas prácticas. Casi todos, por no decir todos los que participan en mítines de repudio, violan las leyes vigentes en múltiples formas. La inmensa mayoría defrauda de una u otra forma al fisco. No obstante, no se trata de delincuentes en el sentido clásico del término. Es fascinante como estas personas, básicamente decentes, se trasmutan en seres despreciables capaces de actuar como horda salvaje y violenta. Sinceramente esperamos que las autoridades migratorias norteamericanas y del resto del mundo democrático tomen nota sobre estas personas. Apelamos a la racionalidad de las instancias con poder de decisión dentro de las estructuras de la dictadura militar cubana. En determinadas circunstancias y ante determinados estímulos, pueden ser peligrosas, incluso para ellos.
jgonzafeb@yahoo.com

1 comment:

METALBONZO said...

Los que conocemos y sufrimos el fascismo sabemos muy bien lo malignos que pueden ser seres como tú, lamebotas del imperio genocida que ha masacrado impunemente, financiado dictaduras militares en toda sudamérica, fomentado y promovidso la tortura¿Con qué moral escribes?
¡VIVA LA REVOLUCION!