Monday, August 31, 2009

indecencia. Por Zoe Valdes



indecencia.
2009 Agosto 30
etiquetas: Castrismo, Cuba, Juanes,

por Zoé Valdés

A los cubanos no está sucediendo lo que a los rusos en la época en que escapaban del comunismo: afuera nadie les creía. Pero a nosotros nos está pasando peor, porque nosotros nos hemos quedado desfasados en todo, fuera de caja o de molde, fuera de tiempo. Pocos nos entienden; la revolución castrista fracasó como proyecto, pero ha obtenido un sólo triunfo: el hombre nuevo. El hombre nuevo es ese que tan bien retrata el cineasta León Ichaso en su reciente película Paradiso, Son los que vienen con el cuchillo entre los dientes, a los que les da lo mismo jinetear que matar, y viven esencialmente del engaño, de la mentira, del trueque y del truco. Son el hombre y la mujer orquesta, hoy son actores o actrices, mañana serán cineastas, pasado devendrán escritores, o pintores; la cosa es vivir del cuento, y hasta dinero le sacan. No leen, ni les interesa leer de manera profunda, leen lo estricto para tener un barniz, y con ese barniz salir al ruedo a encajarle los cuernos a quien se les ponga por delante. Llegan a tu casa, en medio de un domingo, o de cualquier noche, te lloriquean un poco, piden dinero prestado, o que les consigas un trabajo, si es una beca, mejor, te sacan ideas, proyectos, te ensalzan con falsedades, te comen a mentiras, lo mismo harán con otros en cuanto te dejen a tí, al rato, en el café más cercano los verás lloriqueando frente a un amante que hicieron viajar desde Barcelona, o desde Japón, o desde la Conchinchina. Dan la mordida o el zarpazo y se largan con su rumba a arañar al próximo que ya tienen en mirilla.

En cuanto poseen un pasaporte (cosa fácil para ellos, lo tramitan desde la cama y sin pagar impuestos), y un trabajito o beca bien remunerados, regresan a Cuba a especular; se compran una casa o se la tumban a alguien. Dicen ellos mismos de sí mismos que se han convertido en personas de culto, qué risa, por dios, qué poca vergüenza y todavía menos modestia, qué estupidez tan inmensa. Y al instante, y lo que resulta más oneroso, se convierten en agentes del régimen. A trabajar para que se hagan concierticos por la paz en la plaza de la revolución, y a contarles a los “ingenuos” que en Cuba todo ha cambiado, que ya debemos pasar página, olvidar y perdonar, qué cínicos, como si ellos vivieran del olvido y del perdón. ¡Qué siniestros y sobre todo, qué indecentes en el peor sentido de la palabra! Yo viví en una época en que incluso la indecencia era tierna, era bajarse los blúmers debajo de una escalera, o singar en una azotea o apretar en el Malecón. No, ahora la indecencia lleva carnet y es militante castrista, el carnet tiene forma de libro o de cuadro, en la mayoría de las ocasiones; y en sus páginas, como en las telas, se cuentan las mismas ponzoñas que contaron en el pasado sus protagonistas reales; los robots sociolistas empiezan entonces a desenterrar mártires. ¡Pobre gentuza sin vida propia que se aferra a la de los demás para poder existir!

Es probable que Juanes, al inicio, haya sido víctima de esta gente, como Benicio del Toro; aunque al segundo lo conocí y enseguida me olió a ñángara envilecido. Juanes ayer hizo alarde de ubicuidad: Mientras afirmaba en Telesur que lo habían amenazado de muerte y citaba de manera errónea e inculta la frase de Voltaire con la que lo apoyaron en Twitter en lugar de amenazarlo como afirmó, además daba una entrevista a El Nuevo Herald en la que decía que sentía haber dañado a la comunidad cubana de Miami (no ha sido sólo a la de Miami a la que ha ofendido, ha sido a la del mundo), y también se presentaba en un concierto en Nueva York “arropado”, acuñó la prensa, de cantantes que lo apoyaron, defendieron, y resguardaron ¿de quiénes? De nosotros ¡faltaría más! De los malos de la película, de”los verdugos”, del exilio histérico, etc. ¡Qué indecencia! Así que él va a cantarle a una dictadura que ha asesinado vilmente a cientos de miles de inocentes, ha metido en la cárcel a otros tantos de miles, ha expulsado al exilio al veinte por ciento de la población, usa la pena de muerte cada vez que le sale de las verijas, para colmo, el concierto se lo organizan y amparan dos desalmados que firmaron una carta de apoyo a la pena de muerte contra tres jóvenes negros que sólo intentaban irse de ese país de basura, y ahora resulta que Juanes es la víctima del exilio y nosotros los verdugos. ¡Qué descaro tan insoportable!

Entonces le vi las cejas a Juanes, tiene las mismas cejas de Zapatero y que las de Obama; las mismas que las de Castro. Entonces me di cuenta que Juanes es otro de los que ha salido con el cuchillo entre los dientes, pagado por Havana Club, el ron castrista robado a Bacardí; Juanes es otro hombre nuevo, de los fabricados fuera, alfabetizado por las necias canciones de Silvio, los discursos del Ché y de Fidel que tanto alabó en un periódico mexicano. Juanes es de la misma estirpe de esa mujer nueva y de ese hombre nuevo cubanos, que salen de Cuba, no por problemas políticos, no, ¡qué va!, ellos salen a jinetearse al mundo bajo control de Gabo y de la Balcells. Dijo Juanes que él no es comunista, no, él es un oportunista, o sea, está en el camino correcto para devenir comunista, y comunista de los rastreros, de los representantes de la crueldad, de los voceros conscientes que están siendo mensajeros del horror. A eso me refiero, a la inmoralidad de pensamiento, a la acción cochina.

Pero quiero adelantarles algo, amigos míos, en esta guerra hemos perdido los que amamos la libertad. Porque en esta guerra -como bien dice Juan Abreu-, ellos hablan de paz, se llenan las bocas para hablar de paz. Y con la careta de la paz van ensuciando la libertad y cagándose en nuestros muertos, con toda la pompa y el ruido ensordecedor de una música para imbéciles. No estamos tratando aquí con gente decente, estamos frente a delincuentes, a gente que lo único que les vale es la pasta, los millones, frente a capitalistas millonarios disfrazados de mendigos, como Manu Chao y compañía, con pañuelito palestino al cuello, y tatuajes del Ché hasta en los párpados, estamos tratando con extremistas de izquierda, que son idénticos a los extremistas de derecha. Y ellos saben que lo que vende es eso, por eso se aferran al miserabilismo de izquierda, a una paz de pacotilla, a una paz manchada de sangre, a una paz en la que ni ellos mismos creen, porque nunca han vivido el terror, jamás lo sintieron en carne propia.

Estamos ante la indecencia más asquerosa que jamás se haya visto, la de los sucios de espíritu y de corazón.

5 comments:

Anonymous said...

La cuenta regresiva se ha iniciado.

Ha comenzado el noveno mes del año que responde al nombre de septiembre. Un cantante del mundo de las estrellas dijo un día que deseaba cantar en un país del Caribe.El lo ha hecho en la inmensa mayoría de las naciones de este continente, pero ahora una tormenta, más demoledora al parecer que los huracanes de esta región, se le echa encima.

Una tormenta mediática, destructora, odiosa y preñada de los prejuicios sembrados en tantos años de palabras soeces, ridículas. Pobre Juanes!! me dijo una vecina con la que coincidí en la bodega. ""Lo que le ha caído encima es el ciclón de 1926, que tanto daño hizo a la Isla"", agregó la mujer que ya se iba con lo que había comprado.

Y no es para menos porque en la ciudad desde la que salen los insultos y las amenazas, hay sobradas pruebas de intolerancia.

Recuerdo aquel día cuando Elián González regresaba a nuestra patria, luego de una batalla legal que fue decidida a favor de su padre.

Otra mujer, esta de Miami, al ver pasar un avión en el que creía viajaba Elián con su papá dijo: ""Ojalá que el avión se caiga"". No hay una expresión de mayor intolerancia que esa, difundida como trofeo de guerra por las televisoras chatarras de esa urbe norteamericana.

No hay duda. Allí en Miami, una caterva de recalcitrantes, con el poder de los medios de comunicación en sus manos, ha lanzado una campaña anti-Juanes, que ha llegado hasta al envío de mensajes amenazadores para él y su familia. Y me pregunto: Y esa es la gente que desea la ""libertad"" para Cuba?. Qué ""libertad"" puede ofrecerme esa caterva, reducida, pero con dinero, con poder, a mí como ciudadano cubano?.

La intransigencia de periodistas bien remunerados, que acusan a Cuba de inexistencia de ""libertad de expresión"", expresan allí, con toda libertad, ataques, infundios, manipulaciones, que bien pudieran llevarlos ante un tribunal de ética, del que podrían salir no bien parados.

En Miami, la inmensa mayoría de los canales de televisión y de radio, son absolutamente bodríos, carentes de cultura y de respeto a los seres humanos, claro que tienen que apoyar todo aquello que signifique ir contra Cuba, la de este lado de la orilla, que por supuesto, y por suerte, no es la que se quieren inventar desde la otra.

Juanes debe saber ya que está viviendo cerca de algunos terroristas connotados, que no pensarían un minuto en ajustarle la cuenta por ese concierto que pretende ofrecer en Cuba en el cercano 20 de septiembre.

Para los que dudan de lo que digo los remito a http://www.rebelion.org/noticia.php?id=90682&titular=los-juanes-y-el-matonismo-de-miami-

Yo no puedo asegurar que el concierto se dé o no, pero hay una verdad que es imposible ocultar: Ya Juanes sabe donde radica la incultura, la intolerancia, el atropello y la marginalidad.

Madelin F. R. said...

Que lastima, gastar tanto papel y tinta para escribir tanta estupides. Hablas mucho de vender el cuerpo para conseguir lo que te propones, al parecer tu conoces muy bien esta manera de lograr las cosas. No se que tiempo lleves aqui, pero si en vez de dar tu opinion le dieras la oportunidad a alguien del pueblo de Cuba, que pudiera ser un hermano tuyo o un mejor amigo, te darias cuenta de que actuas como una egoista. Deja que esos jovenes que no pueden ir a un Restaurante o no tienen la oportunidad de comprar voletos para un concierto o no han tenido la dicha de salir de Cuba y disfrutar de la libertad como tu y como yo se olviden de sus problemas aunque sea por dos horas con la musica. Que es en la Plaza de la revolucion! y cual seria la diferencia con otro lugar si en Cuba todo es de Fidel. Por que no te quedastes en Cuba y te alzastes contra Fidel? ES MUY FACIL HABLAR DESDE EL LADO DE ACA CON UN PAN CON JAMON EN UNA MANO Y UNA COCACOLA EN LA OTRA. Deja que los demas VIVAN tambien.

Juan Cuellar said...

No se, pero a veces no entiendo aquellos que dicen defender la libertad de expresion soezmente. Se desplazan, cuchillo en boca a utilizar el mismo lenguaje de la plebe que desgobierna en Cuba. ?Romper discos en la calle? ?Quemar camisetas? ?Oponerse a un boicot? y les pregunto: ?No son estas herramientas democraticas contenidas en la Primera Enmienda de este gran pais? ?No se permite, incluso,quemar su propia bandera?
Pero si lo hace un Exiliado - en mayuscula para diferenciarlo de emigrado economico: un busca jama, incluyase el mismisimo jamon- te salen despavoridos ante tal acto violento. Hablan,repitiendo las consignas que aprendieron de memoria, de "amenazas de muerte", compay! denme agua que tengo hambre. Poco conocen de las maniobras que utiliza el regimen que los tienen buscando "jama" por los cuatros vientos, porque de libertad ni hablan, al no ser para defender su puesto en la cola de Marazul, o cualquier agencia de avioncitos rentados que los lleve de regreso al paraiso perdido y enmudecer tan pronto pisan suelo esclavo. TRontos utiles que ni saben, o lo saben bien, que una de las funciones de la red de espias Avispa era hacer llamadas telefonicas amenazando de muerte a sus colaboradores en Washington, como el congresista Serrano y la prensa como al publisher de The Miami Herald, Dave Lawrence. Aparte de traer explosivos y mandar libros bomba. Se hacen pasar por exiliados y el resto lo determina el G2. Sigan coreando las consignas que llevan impregnadas en sus ADN, que como bien dice Zoe, es el resultado del hombre nuevo, o la mujer para hablar politicamente correcto.

Luis Manuel said...

Excelente artículo...A pesar de haberme alejado un poco de la realidad cubana justamente para evitarme este tipo de nueva gentuza y que probablemente no solo ignoren que lo son sino que probablemente lo sepan y se sientan orgullosos de ser así...este artículo refleja exactamente ésa sensación de confusión que sentimos muchos respecto del "nuevo tipo de cubano" que ha aparecido con tanta fuerza por todas partes y que muchas veces nos hace sentir como si no entendiéramos nada o nos estuviéramos alejando del sentido común de las cosas...Solo le faltó a Zoe Valdéz en la descrpción de este "hombre nuevo" que para colmo y coartada de la perversidad también ahora la mayoria son "santeros" "babalaos" y creyentes de toda índole y naturaleza..y por supuesto...después de vivir de los delincuentes que persiguieron y arrinconaron a todos los creyentes de Cuba durantes décadas...ahora también casi todos disponen de "cuartos y alfombras" para sus santos como una curiosa y nueva herramienta para seguir en la fiesta del engaño y la estafa...

Juan Cuellar said...

Son "buscafulas" y por anadidura cualquier cosa que lo lleven a "resolver", lo mismo un pedazo de pan dentro de Cuba que una "visita" al tio. El articulo de Zoe rompe el molde tradicional de ese hombre nuevo; pleonasmos del regimen que los pario.