Saturday, September 8, 2018

El "ataque sónico" de Cuba en la embajada de EE. UU. Podría haber sido emitido por un dispositivo de escucha

Se lee como un thriller de espías malos. Entre noviembre de 2016 y octubre de 2017, una extraña enfermedad afligió a 24 miembros del personal diplomático que trabajaban en la embajada de los EE. UU. en La Habana, Cuba. Los empleados informaron síntomas como dolores de cabeza, confusión, pérdida de audición. Hablaron de escuchar sonidos extraños, lo que provocó la especulación de que los cubanos estaban utilizando una nueva arma acústica para hostigar a los empleados de la embajada. Otros científicos descartaron la idea de un arma sónica como poco práctica.
El 1 de septiembre, el periodista científico William Broad saltó a este pantano con un largo artículo en The New York Times. Su teoría: los cubanos estaban empleando un arma de microondas contra los empleados de la embajada de Estados Unidos, causando delirios sónicos y "daño cerebral muy real". Él basó su teoría en el efecto auditivo de microondas, en el cual los pulsos de energía de microondas del tipo emitido por el radar provocan sensaciones auditivas en individuos expuestos.
Como el científico que primero propuso la explicación ahora aceptada del efecto en mi artículo de Science de 1974, encuentro la teoría extremadamente inverosímil. Para provocar sensaciones auditivas, los individuos deben estar expuestos a pulsos intensos pero breves (microsegundos) de energía de microondas. Los pulsos son suficientes para calentar el tejido cerebral en unos pocos micro grados en unos microsegundos, y la expansión térmica resultante lanza una onda acústica en el cerebro que el sujeto percibe como sonido. Las presiones acústicas son muchos órdenes de magnitud demasiado débiles para causar daño a los tejidos. Solo provocan sensaciones audibles debido a la exquisita sensibilidad del sistema auditivo humano y representan un fenómeno auditivo cercano al umbral. Para dañar realmente el cerebro, las microondas tendrían que ser tan intensas que realmente quemaran al sujeto, lo que nunca ha sucedido en ninguno de estos incidentes.
Para inducir tal efecto, uno podría improvisar un dispositivo de un conjunto de radar militar o un generador de microondas comercial, como el que usé en mis experimentos originales, y luego dirigir un rayo a un objetivo distante. Pero la dificultad de apuntar el rayo a la cabeza de una persona a cierta distancia sería desalentador. Debería saber exactamente dónde se encuentra la cabeza de la víctima. Podría usar un radar de potencia mucho más alta, como el que se utiliza para el control del tráfico en el aeropuerto, y rociar el rayo sobre un área amplia, pero el equipo sería muy grande y engorroso. Las antenas de microondas también podrían estar incrustadas dentro de las paredes de la embajada, junto con algún tipo de dispositivo de puntería, pero serían fáciles de detectar.
¿Pero por qué molestarse con un dispositivo que produce sensaciones de audición cercanas al umbral? Hay formas más simples de hostigar a las personas si ese es el objetivo. Incluso ahora, un año después de que se informaron los incidentes, los hechos del asunto siguen sin estar claros. Un examen médico de seguimiento de 21 de las personas afectadas por un grupo de neurociencia liderado por Doug Smith en la Universidad de Pensilvania (mis colegas, de hecho) encontraron pruebas equívocas de que los individuos habían sufrido "lesiones en redes cerebrales diseminadas". Neuroskeptic, un neurocientífico que bloguea anónimamente en la revista Discover, revisó brutalmente el estudio de Penn. El blogger y otros científicos críticos sugirieron que los hallazgos eran artefactos estadísticos debido a las muchas pruebas que el grupo Penn empleó en los temas. Otros científicos han argumentado que se involucraron factores psicológicos en su lugar. Tomados en conjunto, los resultados parecen demasiado dispersos para permitir extraer conclusiones firmes.
En octubre de 2017, Josh Lederman y Michael Weissenstein de Associated Press hicieron grabaciones disponibles de los sonidos que los empleados informaron escuchar. Si esos fueran realmente los sonidos, eso excluiría el efecto auditivo de microondas donde las vibraciones inducidas por microondas existen solo dentro de la cabeza. Chen Yan, Kevin Fu y Wenyuan Xu (de la Universidad de Zhejiang y la Universidad de Michigan) mostraron que los sonidos en las grabaciones AP son característicos de los producidos por la interacción de dos haces de ultrasonidos inaudibles a través de un efecto conocido como distorsión de intermodulación. El ultrasonido se usa ampliamente en detectores antirrobo, sensores de ocupación de habitaciones y otros aparatos cada vez más comunes, y algunos individuos informan sensaciones audibles desagradables de tales dispositivos. La distorsión de intermodulación se usa cada vez más para atascar los micrófonos utilizados para grabar música de concierto de forma ilegal o para escuchar a escondidas. Yan y sus colegas informan que el ultrasonido también se puede utilizar con fines de escucha, recogiendo vibraciones en objetos producidos por el habla humana.
En resumen, es razonable suponer que los sonidos fueron producidos inadvertidamente por dispositivos de ultrasonido, incluso espías, pero sin intención maliciosa contra el personal de la embajada. Los incidentes ocurrieron en el momento de las elecciones estadounidenses de 2016, y los cubanos sin duda estaban desesperados por información sobre las intenciones de los Estados Unidos
Incluso hay un paralelo histórico con los incidentes recientes: en 1972 se hizo públicamente conocido que los soviéticos habían estado irradiando la embajada de los Estados Unidos en Moscú con energía de microondas de bajo nivel desde la década de 1950 hasta la década de 1970
Ninguno de los lados dio a conocer el motivo de esto. (Una suposición razonable es que los rusos estaban tratando de interrumpir el equipo de escucha de Estados Unidos o recolectar datos de sus propios errores en el edificio.) Los medios publicaron historias hiperbólicas sobre supuestos intentos de dañar al personal de la embajada, alimentando una generación de especulaciones sobre el "neurowarfare" de microondas. No conocemos todos los hechos sobre los incidentes anteriores o los actuales, y es probable que ningún gobierno los proporcione. Gran parte de la información disponible es claramente anecdótica. La historia del Times no es "noticias falsas", pero los hechos reales del asunto pueden ser bastante diferentes de los presentados por su distinguido periodista. Las opiniones expresadas son las del autor (es) y no son necesariamente las de Scientific American. Derechos y PermissionsABOUT THE AUTHOR (S) Kenneth FosterKenneth Foster es profesora de bioingeniería en la Universidad de Pensilvania.
BLOGS.SCIENTIFICAMERICAN.COM
A Penn bioengineer disputes a recent New York Times report suggesting microwaves accounted for what occurred at the U.S. embassy in Havana

1 comment:

Clipping Path Service said...

Really nice and informative blog, keep it up buddy…
clipping path